Reseña “Amor y asco” de @srtabebi

9788494567674

Bebi. Y su cuenta de Twitter. Una de las cuentas anónimas más influyentes del país. Toda una auténtica heroína generacional.
Asomarse al borde de sus acantilados emocionales, supone un acto tan valiente como suicida y de irreverencia social al mismo tiempo. Por ello, sé que lo que tengo hoy entre las manos para mí (y seguramente para muchos de vosotros), no es exactamente un libro.

Es otra cosa muy distinta.

 


Mi primera reacción al ver que @srtabebi iba a sacar un libro fue muy diferente a la de la mayoría:

“Un libro de Bebi ¿por qué no me extraña viniendo de Frida? Lo que hay que ver. Bueno ya tengo un libro que seguro que no me voy a leer. Paso de leer lo mismo que pone en una cuenta de Twitter. Es la mayor estupidez que he visto últimamente. ¿Cómo una editorial publica eso?”

Esas son algunas de las “perlitas” que soltaba cuando me enteré, y aquí estoy, después de leerlo, porque ¡sorpresa!, cuando digo que no voy a leer un libro hay un 99’99% de posibilidades de que me contradiga y lo lea.

He venido a hacer una entrada donde me trago todas y cada una de mis palabras, y un poco de orgullo, porque es una de las pocas veces en las que pienso que el libro va a ser un desastre y no lo es. Me temo que mi intuición también falla.

No iba a leer este libro. Bastante tenía con ser hater con los libros de poesía que no me gustan como para ponerme a criticar un libro de tuit. Y ese fue mi mayor error: confundir una cuenta de Twitter con un libro. Pero es que visto lo visto, pues…

Después de ver el revuelo que se había generado con este libro, y algunas recomendaciones de confianza, empecé a cambiar de opinión sobre lo de leerme el libro. Yo, cabezona donde las haya, no estaba segura de mi primera intuición.

Me lo compré el 5 de enero y esta reseña la estoy escribiendo el 6 de enero. Si hago una reseña tan rápido, mal del todo no vamos.

Ha sido una muy buena lectura, hay calidad en este libro, mucha más de la que esperaba. Supongo que, cuando vas con unas expectativas tan bajas, es fácil sorprenderte. Pero, además de eso, este libro es bueno, una lectura muy recomendable, fluida y amena.

Sin embargo, tiene ciertas cosas que no me han gustado.

En primer lugar, no nos encontramos tuits. Vosotros puede que lo supierais, pero es que a mí eso me daba mucho miedo.

Cuando lo comencé a ojear, vi que había un poco de todo: poemas, prosa poética y poemas breves. Bueno, además de las dichosas frasecitas finales, pero de esto luego hablamos.

En el momento que vi esa diversidad, me relajé y comencé a leerlo o, mejor dicho, a devorarlo.

Lo que encontramos dentro de este libro es variado, pero todo ello tiene muy buena calidad. Los poemas son mi parte favorita del libro. Quizá me hubiera gustado que se compusiera de más poemas en vez de tanta prosa poética. No porque haya mucha prosa poética sino porque me ha parecido que había mucho contenido de relleno, cosa que ha hecho que se me haga una lectura algo lenta, sin perder el punto fluido que tiene todo el libro.

Los poemas están cuidados, con un lenguaje repasado. Da la sensación de que son poemas elaborados y pensados. Bastante crudos en su conjunto, mostrando una cara del amor o, más concretamente, del desamor, que muchas veces preferimos pasar por alto. En estos poemas, Bebi nos habla del desamor con sentimiento, con crudeza, con su toque personal y marca por la que se diferencia.

Todo lo que se dice en el libro, ya sea en verso o en prosa, son verdades como templos. No os vais a encontrar una reflexión de la vida llevada a otro extremo, vais a leer verdades que todos entendemos, del día a día, que  a todos nos han pasado o le han pasado a alguien que conocemos,  o las hemos sentido. No hay nada fuera de lugar en el libro.

El amor ocupa uno de los dos pilares fundamentales del libro. Como podemos ver en el título, hay otra parte fundamental, el asco.

¿De qué se compone asco? Pues de toda esa denuncia social que nunca es suficiente. De todas esas situaciones y movimientos que todos conocemos y que nos provocan asco, tan simple y rotundo como eso.

Dentro de esta parte algo que no puedo pasar por alto son los poemas con trasfondo feminista. Últimamente estoy tocando mucho esos temas en el blog, y más que lo voy a hacer. Vengo de reseñar hace poco Nietas de la hoguera, un fanzine feminista, así que en ese estilo me ha gustado la continuación del tema. He continuado con el feminismo, y con el rosa.

En la parte que nos encontramos prosa vemos mucha calidad, pero no me ha agradado tanto porque lo he visto más autobiográfico. No me mal interpretéis, todo el libro, seguramente, será autobiográfico. Normalmente escribimos sobre lo que nos pasa.

Cuando digo autobiográfico, me refiero a que parece que esta parte sea una especie de diario en el que cuentas una experiencia que te ha ocurrido, sin retocarlo, sin darle ese toque más poético que marca la diferencia. Normalmente, critico mucho esto, ya que no busco leer diarios. Pero en este caso no.

Es cierto que no es mi parte favorita, pero también es verdad que su lectura no te desagrada, tiene calidad y es muy ameno de leer, aunque sea una parte más lenta en comparación con los poemas. En todos estos textos breves sacas una especie de conclusión que puede ser realmente útil para algunas ocasiones, ya que todos nos vemos reflejados en estas palabras.

Ahora bien, todo el libro está muy bien, pero no me ha llegado a cautivar del todo, y lo achaco principalmente a la extensión. Es un libro que, aunque se lea muy rápido, es bastante largo.

Creo que de este libro se podrían haber sacado perfectamente 2. Estos 2, por separado, tendrían mucha más calidad que todo condensado en uno, ya que esto hace que omitas ciertas partes y te canses antes de leerlo, haciendo que no recuerdes con total precisión los puntos claves de la lectura.

Soy de las que piensa que lo bueno, si es breve, dos veces bueno. Por eso, creo que lo que falla, principalmente, es la extensión que, como consecuencia, provoca que algunas partes se hagan más pesadas y va desencadenando pequeños fallos que hace que, a mí, personalmente, no me llegara tanto como debería o podría haberlo hecho.

Quitando ese “fallo”, a mi parecer, que desencadena otros, el libro es muy bueno. Una grata sorpresa para comenzar el año.

Como muy a menudo pasa, termino el libro y me encanta. Terminé muy sorprendida y contenta esta lectura.

Pero había frasecitas.

Nunca entenderé la razón de poner frasecitas al final del libro. Cada día las odio más. Siempre lo digo, esto es algo muy personal. Una manía de mi colección. Pero siempre me estropean el final, por mi otra manía de terminar el libro entero. Aunque he decidido tomar medidas: a partir de ahora, las frasecitas va a ser lo primero que lea de los libro que las lleven y, así, no me pueden estropear el final. Veremos a ver si funciona.

Las frasecitas están bien, no tengo ninguna queja con ellas, como me pasa siempre. La queja la tengo con la ubicación, no me gusta que estén al final porque me dejan un más sabor de poco al terminar el libro. Después de leer textos, ya sean en verso o en prosa, que te hacen disfrutar con la lectura, llegan estas frases y te descolocan totalmente, siendo, para mí, la parte más larga del libro al leerla aunque sea la más breve en extensión. Pero no es una queja al contenido.

Sinceramente, no voy a dejar de juzgar los libros por el autor o editorial, aunque esta vez me haya equivocado. Pero tendré más cuidado para no saltarme ninguna lectura que puede ser tan gratificante como Amor y asco, un libro al que hay que darle una oportunidad si tienes los mismo prejuicios que yo tuve en su momento. Si no los tienes, seguramente lo hayas leído o quieras hacerlo pronto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s